miércoles, 21 de agosto de 2013

Justin


El Sabado pasado, venia yo de la compra, con trescientas bolsas de comida y demas menesteres.  Una de estas compras en las que crees que has comprado menos cosas hasta que, de camino entre el coche y tu casa, te das cuenta de que vas cargada como un burro y encima llueve a cantaros.. :-*

Al dia siguiente, a mediodia, dispuesta a salir de casa para comer con unos amigos en la Bahia de Cardiff me di cuenta de que no tenia las llaves del coche. Despues de buscar y rebuscar y, convencida de que tenian que estar en casa, cogi las de repuesto poniendo una nota mental para buscarlas luego.

Cual es mi sorpresa, al llegar al coche, de que tenia una bolsa de plastico con una nota dentro enganchada en el limpia parabrisas.

Justin, habia encontrado las llaves de mi coche tiradas en la calle. Entre mi casa y el coche. Y se molesto, no solo en dejarme una nota, sino en decirme cuando iba a estar en casa y, por si no me iba bien esa hora, me dejo hasta su telefono.

Me sorprende de que, con todos los cabrones con orejas que hay sueltos por el mundo, me haya tocado uno bueno. Y, sobre todo mas, me alegra de que no me hayan robado el coche. :-)


5 comentarios:

mamadel cierzo dijo...

Ostras que majete, pues si hay pocos de esos que quedan, pero los hay. :)

minafog dijo...

Ahora dime que es hasta mono y me pillo un avión :)

Elenita dijo...

minafog, cuando dices que te vienes? :-)

Elisa dijo...

Estas cosas te alegran el dia..si es que todavia hay gente buena en el mundo.
Justin, ya tienes una nueva fan

Anónimo dijo...

Una pregunta, quiza tonta, como sabia que esas eran las llaves de tu coche y no de cualquier otro aparcado en la zona? Es una maravilla encontrarse gente honrada.
Maria